Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)

Nuestra Misión

Somos una organización sin ánimo de lucro, liderada por profesionales de la salud, con la misión de humanizar la neonatología a través de la aplicación del Método Madre Canguro (MMC) en el cuidado de los niños recién nacidos, particularmente de los más frágiles: prematuros y con bajo peso al nacer (BPN). Promovemos el uso, el mejoramiento y la difusión del MMC, una metodología basada en la evidencia cientifica. Desarrollamos la investigación para el mejoramiento continuo, la difusión a través del entrenamiento de profesionales de la salud, el monitoreo de calidad de los resultados para garantizar la seguridad y eficacia de los cuidados canguro para el niño y su familia y la traducción y transferencia de las evidencias en políticas de salud acerca del Método Madre Canguro y del bienestar de la infancia.


Visión

 

La Fundación Canguro será reconocida como centro de referencia nacional en Método Madre Canguro (MMC) para la docencia, la investigación, la implementación y el monitoreo de calidad. A nivel internacional, se consolidará como centro de expertos y consultores en MMC.

 
El Metodo Madre Canguro

El MMC es un sistema de cuidados para el niño prematuro y/o de bajo peso al nacer, estandarizado y protocolizado, basado en el contacto piel a piel entre el niño prematuro y su madre, que busca empoderar a los padres y transferirles gradualmente la capacidad y responsabilidad de ser los cuidadores primarios de su hijo, satisfaciendo sus necesidades físicas y emocionales.

 Los componentes de la intervención completa son:

1)  Contacto piel a piel entre el pecho de la madre y el niño, 24 horas al día, en estricta posición vertical.
2)  Lactancia materna exclusiva siempre que sea posible
3)  Salida temprana en posición canguro, con estricto seguimiento ambulatorio (en lugar de permanecer en unidades de cuidado mínimo neonatal).

Es importante hacer énfasis que durante la práctica ambulatoria del MMC, la calidad del cuidado canguro deberá cumplir los estándares de la unidad de cuidado mínimo neonatal.  Es también importante evitar la separación de la madre y el niño; el contacto piel-a-piel deberá iniciarse lo más pronto y ser lo más prolongado posible, aun en la Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal (UCIN).